La visión de la UNODC para la medición de la trata de personas

30 julio 2018
Research Innovation

Raggie Johansen  | Director de Investigación, Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito

Por muchos años, la comunidad internacional ha buscado una manera de medir de forma precisa el número de víctimas de trata de personas. La medición de la delincuencia en general, y de la trata de personas en particular, es desafiante, porque gran parte de ella aún permanece sin detectarse ni denunciarse. Si bien la UNODC y otros organismos cuentan con una cantidad considerable de datos sobre el número de casos detectados de trata, la “cifra oscura” sigue sin conocerse.

La búsqueda de datos de una buena magnitud se potenció con la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en 2015. Tres metas de los ODS se refieren explícitamente a la trata de personas, y el indicador ODS 16.2.2 llama a informar el número de víctimas de trata de personas por cada 100.000 habitantes, desglosadas por sexo, edad y forma de explotación.

Viviendas en vías navegables en Ho Chi Minh, Vietnam. Unsplash/Tony Lam Hoang

La UNODC ha estado recolectado datos sobre víctimas detectadas de la trata de personas obtenidos de sistemas nacionales de justicia penal y otras fuentes oficiales desde 2003. La recolección regular de datos que conforma el pilar principal de la publicación bienal Informe Global sobre la Trata de personas incluye datos de nivel nacional de más de 130 países de todas las regiones del mundo. Estos datos pueden proporcionar información invaluable sobre patrones, tendencias y flujos de trata en los niveles nacional, regional y global; sin embargo, en vista de que existen tantos casos de trata que permanecen sin detectarse, no es posible usar los casos detectados para medir la prevalencia.

No obstante, recientes avances en la metodología pueden haber hecho que llegar a una estimación general de las víctimas sea posible. Un prometedor enfoque de investigación, la estimación de múltiples sistemas (EMS), podría ayudar a llenar los vacíos de conocimiento actuales al permitir que los países con buenas prácticas de detección y registro de víctimas puedan generar una estimación sólida de víctimas a nivel nacional a partir de fuentes y metodologías confiables. En el caso de los países que no se encuentran en una posición de poder detectar o registrar correctamente un número suficiente de víctimas de trata, una mejor opción podría ser realizar encuestas que se hayan adaptado para llegar a esta población poco representada en las estadísticas y, con frecuencia, oculta.

Muchos países, en particular los que son destinos típicos para víctimas de trata, cumplirían con los requisitos de datos y capacidad para llevar a cabo la EMS. En resumen, la EMS es una elaboración de la metodología de captura-recaptura, personalizada para la aplicación en varias listas de víctimas detectadas de trata de personas. Las listas de víctimas pueden provenir de diversas fuentes, como las fuerzas de seguridad, el sistema judicial, ONG, albergues, inspectores del trabajo, servicios de inmigración o autoridades locales. La EMS funciona determinando las coincidencias de víctimas únicas que aparecen en las diferentes listas y, a partir de esas coincidencias, calcula cuál es el número total probable de víctimas.

Las metodologías de captura-recaptura se han utilizado en otros contextos relacionados con “poblaciones ocultas” en el pasado, por ejemplo, para estimar el número de fallecidos en conflictos armados y el número de personas que se inyectan drogas. La EMS atenúa la condición de independencia de la lista de víctimas, lo cual es necesario para implementar la captura-recaptura, pero sí requiere que se disponga al menos de tres listas diferentes de víctimas. Mediante estudios de EMS, es posible revelar la “cifra oculta” de víctimas de trata, lo que significa que se puede producir una estimación general de las víctimas. Más aun, si los datos disponibles son lo suficientemente detallados, la EMS puede generar estimaciones desglosadas por sexo, edad y forma de explotación, como lo pide el indicador 16.2.2.

A la fecha, se han realizado estudios con EMS sobre la magnitud de la trata en cinco países. El primero se llevó a cabo en el Reino Unido, donde se publicó un número estimado de víctimas en 2014. En 2016, la UNODC y el Dutch National Rapporteur on Trafficking in Human Beings llevaron a cabo una EMS del número de presuntas víctimas de trata de personas en los Países Bajos, y en 2017, ampliaron y refinaron el estudio del año anterior incluyendo diversos años y desglosando los resultados por sexo, edad, forma de explotación y si las víctimas eran o no ciudadanos de los Países Bajos.

Mediante estudios de EMS, es posible revelar la “cifra oculta” de víctimas de trata, lo que significa que se puede producir una estimación general de las víctimas.

La UNODC también ha realizado estudios de EMS con las autoridades nacionales relevantes de otros tres países europeos en colaboración con la Fundación Walk Free. Los resultados de estos estudios se publicarán más adelante este año e incluirán resultados desglosados por sexo, edad y forma de explotación. La UNODC planea llevar a cabo estudios de EMS en siete países más en Europa, Asia y América Latina en los próximos tres años. Estos estudios requerirán una colaboración estrecha entre la UNODC, con su experiencia metodológica y estadística adquirida de numerosos estudios anteriores, y las autoridades nacionales relevantes, con su conocimiento profundo de la situación de la trata en el país y las particularidades de los datos contenidos en las listas de víctimas.

Como se indicó anteriormente, para realizar estudios con la metodología EMS se necesita contar con varias listas de víctimas detectadas. En muchos países, en particular en los que son los puntos más típicos de origen de flujos trasnacionales, tales listas de víctimas detectadas no existen o no son lo suficientemente detalladas o comparables. Tales países son buenos candidatos para las encuestas focalizadas de victimización que usan el método de ampliación de redes (network scale-up), que se basa en la administración de una encuesta a la población general en la cual se hacen preguntas sobre el número de personas de interés en la red personal del encuestado y se elabora un conjunto específico de preguntas a fin de estimar el tamaño de dicha red. La administración de encuestas con esta metodología requiere mucho tiempo y recursos, pero impone menos requisitos a los países participantes. La UNODC tiene la intención de buscar recursos para realizar pruebas piloto de encuestas basadas en la ampliación de redes para revelar el alcance real de la trata de personas en algunos de los principales países de origen.

Provisto que los países pilotos sometan ambas metodologías a rigurosas pruebas y evaluaciones, la UNODC planea desarrollar estándares de medición que la comunidad internacional pueda utilizar y que incluyan pautas metodológicas detalladas que sirvan de apoyo para los estados miembros que están ansiosos por realizar sus propias estimaciones de prevalencia. Una vez que se haya completado una masa crítica de estimaciones nacionales, ya sea mediante la EMS o encuestas, se podrán producir estimaciones regionales, y con el tiempo también globales, del número de víctimas de trata.

Raggie Johansen es encargado de investigación en la Sección de Investigación de Delitos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

El foro Delta 8.7
Métodos estadísticos y de medición

¿Qué sabemos realmente sobre la prevalencia de la trata de personas?

Claire Healy
Continuar leyendo
Justicia internacional

Cómo estimular la responsabilidad corporativa con la legislación sobre la esclavitud moderna

Genevieve LeBaron
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

Datos: El recurso más valioso del mundo para luchar contra el trabajo infantil

Federico Blanco Allais
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

El modelo de identificación del riesgo de trabajo infantil: una contribución regional para el logro de la Meta 8.7

Technical Secretariat
Continuar leyendo
Economía, regulación de las empresas y cadenas de suministro

Combinando los datos de la industria y los derechos humanos para detener la esclavitud en las cadenas de suministro de productos de mar

Katrina Nakamura
Continuar leyendo

SmartLab de Trabajo Decente: una iniciativa de gestión del conocimiento en Brasil

Luis Fabiano de Assis
Continuar leyendo
Etiquetas