Eliminar la rentabilidad económica del trabajo forzoso

27 agosto 2018
Research Innovation

Las formas contemporáneas de esclavitud son un crimen de lesa humanidad y un delito de oportunidad económica, que generan alrededor de 150 mil millones de dólares en ganancias ilegales para los traficantes. Estas dañan las economías y las comunidades y se sitúan en la intersección de problemas mundiales como la migración, la delincuencia organizada y las operaciones comerciales mundiales.

Las formas contemporáneas de esclavitud son impulsadas por el suministro de personas vulnerables, la demanda de mano de obra y mercancías baratas y la explotación sexual. De las 25 millones de personas que se encuentran sometidas a trabajo forzoso, 16 millones de víctimas son parte de la economía privada, y más de 70 países producen bienes mediante el uso de trabajo forzoso o infantil. El impacto llega más allá de una mercancía o industria determinada y afecta todo, desde los zapatos, la vestimenta y los teléfonos inteligentes hasta la pesca, la construcción y la minería.

Enfrentar este delito promete tener impactos con una fuerte repercusión. Las cadenas de suministro libres de esclavitud equilibran el mercado, lo que genera productos libres de trabajo forzoso y hace a las empresas más competitivas. Cuando no se fuerza a los niños a trabajar, ellos permanecen en la escuela y aumentan la capacidad de la comunidad en la economía formal. Cuando no se explota a las personas como mercancías, las ganancias ilegales que impulsan la delincuencia organizada disminuyen a la vez que la seguridad aumenta.

supply chain
Astillero. Unsplash/Chuttersnap

A nivel operacional, los riesgos asociados al trabajo forzoso en las cadenas de suministro que enfrentan las empresas son significativos. Por ejemplo, el trabajo forzoso puede incidir en la eficiencia y la eficacia de las operaciones comerciales al tener impactos negativos en la productividad, la calidad y la seguridad, afectando el balance de una empresa y sus relaciones con los accionistas. Además, un incremento de los requisitos legales, normativos y de notificación aumenta el riesgo de recibir multas asociadas al incumplimiento. Una mayor atención por parte del público y los medios a la transparencia de las cadenas de suministro también supone un riesgo para la reputación de las marcas con posibles problemas de trabajo forzoso en sus cadenas de suministro.

Encarar estos riesgos no es una tarea fácil. Las empresas se enfrentan a importantes desafíos en la tarea de eliminar el trabajo forzoso de sus cadenas de suministro. Debido a la profundidad y la poca claridad de las cadenas de suministro, se requiere una gran cantidad de recursos para involucrar a los proveedores de los niveles más bajos de estas. La corrupción y la rentabilidad de la actividad delictiva asociada al trabajo forzoso hace que erradicarlo sea difícil. Además de ello, la deslocalización a ubicaciones cada vez más baratas exige esfuerzos integrales para dar marcha atrás, con posibles repercusiones importantes y negativas en la fuerza de trabajo local.

Más aun, las empresas cuentan con pocas prácticas y modelos comprobados que puedan replicar e implementar. Las soluciones propuestas están con frecuencia relacionadas con la filantropía, lo que hace difícil mantenerlas en un mercado competitivo en que las empresas deben rendir cuentas a los accionistas. La capacidad de demostrar el impacto en las ganancias a mediano y largo plazo y mostrar resultados, como un aumento en la productividad y una fuerza laboral mejor capacitada y más comprometida, será fundamental.

En definitiva, las empresas deben ser socias en el diseño y la implementación de soluciones basadas en el mercado y que puedan sostenerse de manera competitiva para acabar con las formas contemporáneas de esclavitud. Mientras que los gobiernos y las ONG gastan millones de dólares en la lucha contra la trata de personas, el poder adquisitivo de las empresas y los inversores responsables socialmente llega a los billones. Recursos de esta magnitud podrían convertir la lucha contra las formas contemporáneas de esclavitud en una lucha justa, y las empresas pueden comenzar por tomar medidas prácticas desde los flancos de la demanda y del suministro.

Por el lado de la demanda, las empresas pueden abordar el riesgo del trabajo forzoso en sus cadenas de suministro integrando herramientas de evaluación de riesgos a las prioridades y operaciones actuales de la empresa. Esta es un área de especial interés del programa CEO Exchange de GFEMS, que se asociará con empresas para identificar herramientas y procesos adecuados para su implementación. La optimización de la cadena de suministro y la adquisición estratégica ya son funciones bien definidas dentro de las empresas. Ahora ellas pueden incorporar las herramientas de evaluación de riesgos de trabajo forzoso a su optimización general de los procesos desde la compra al pago, de modo de entregar valor a los inversionistas que desean que las cadenas de suministro y la logística sean eficaces y funcionen bien.

Los protocolos de adquisición estratégica, como las condiciones de licitación y la autenticación y supervisión de proveedores, también pueden ayudar a las empresas a minimizar la probabilidad de la existencia de trabajo forzoso. Adicionalmente, las empresas pueden tomar otras medidas, como proporcionar capacitación y generar conciencia entre los empleados, capacitar a especialistas de abastecimiento en enfoques al costo total del sistema (en lugar del precio más bajo), de modo de establecer un código ético de conducta para fomentar el alineamiento y el compromiso en toda la empresa.

En el flanco del suministro, las empresas pueden apoyar a negocios de las comunidades en las localidades en que realizan actividades que podrían convertirse en proveedores locales. Al invertir en fuerzas de trabajo de las localidades mediante capacitación relevante, desarrollo de habilidades y colocación laboral, con el tiempo las empresas pueden crear trabajos sostenibles y valor a largo plazo mediante una mejora de la productividad.

Un cambio real requerirá no solo el compromiso de las empresas, sino también el respaldo explícito de los gobiernos, la sociedad civil, los consumidores y los inversionistas que reconocen los esfuerzos de las empresas para hacer lo correcto.

Los inversionistas tienen un poder particular para crear incentivos positivos a fin de que las empresas asuman el desafío. Los inversionistas responsables están considerando cada vez más los problemas de la cadena de suministro para comprender el balance de una empresa; la categoría de inversiones sostenibles, responsables y con impacto creció un 33 por ciento de 2014 a 2016 en los Estados unidos, de 6,57 billones de dólares a 8,72 billones de dólares. A nivel mundial, actualmente hay 22,89 billones de dólares en activos bajo administración profesional en el ámbito medio ambiental, social y de gobierno (Environment, Social and Governance, ESG), de acuerdo con un informe de la Alianza Mundial para la Inversión Sostenible, lo que significa un aumento del 25 por ciento desde 2014 y representa un 26 por ciento de todos los activos bajo administración profesional en el mundo.

Un cambio real requerirá no solo el compromiso de las empresas, sino también el respaldo explícito de los gobiernos, la sociedad civil, los consumidores y los inversionistas que reconocen los esfuerzos de las empresas para hacer lo correcto.

Para poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud se necesitará un esfuerzo de 360 grados y en estrecha coordinación, por parte de los gobiernos, las ONG, las empresas y los inversionistas. Juntos podemos hacer lo correcto y entregar valor a las empresas. Mediante la asociación, podemos terminar con este crimen de lesa humanidad y arruinarles el negocio a los traficantes.

El Fondo Mundial para el Fin de la Esclavitud es una asociación público-privada que busca catalizar y coordinar una estrategia global coherente para acabar con las formas contemporáneas de esclavitud al lograr que no sean rentables económicamente.

Este artículo ha sido preparado por El Fondo Mundial para el Fin de la Esclavitud como una contribución a Delta 8.7. Según lo establecido en los Términos y Condiciones de Uso de Delta 8.7, las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las de la UNU o sus socios.

 

El foro Delta 8.7
Métodos estadísticos y de medición

¿Qué sabemos realmente sobre la prevalencia de la trata de personas?

Claire Healy
Continuar leyendo
Justicia internacional

Cómo estimular la responsabilidad corporativa con la legislación sobre la esclavitud moderna

Genevieve LeBaron
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

Datos: El recurso más valioso del mundo para luchar contra el trabajo infantil

Federico Blanco Allais
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

El modelo de identificación del riesgo de trabajo infantil: una contribución regional para el logro de la Meta 8.7

Technical Secretariat
Continuar leyendo
Economía, regulación de las empresas y cadenas de suministro

Combinando los datos de la industria y los derechos humanos para detener la esclavitud en las cadenas de suministro de productos de mar

Katrina Nakamura
Continuar leyendo

SmartLab de Trabajo Decente: una iniciativa de gestión del conocimiento en Brasil

Luis Fabiano de Assis
Continuar leyendo
Etiquetas