¿Forma la esclavitud moderna parte del crimen organizado?

14 agosto 2018
Research Innovation

Sasha Jesperson  | Director of the Transnational Challenges Practice, Aktis Strategy

Para mucha gente, al pensar en crimen organizado, lo que les viene a la mente son gánsteres que obligan a personas (a menudo mujeres y niñas) a abandonar su hogar y realizar actividades peligrosas, y muchas veces violentas, contra su voluntad amenazadas por la violencia con el fin de ganar dinero. La esclavitud moderna es más peligrosa para las víctimas y más difícil de detectar y atajar por las autoridades si el crimen organizado está implicado en ella.

Existen muchas cuestiones sin resolver acerca de la relación entre el crimen organizado y la trata de seres humanos. ¿En qué manera se manifiesta la implicación del crimen organizado? ¿Cuál es el nivel de cohesión entre las redes criminales en la cadena de suministro? ¿En qué elementos de la trata de seres humanos están implicadas las redes criminales? ¿Cuánta violencia implica? Una alianza de ONG identificó en 2012 lo poco que sabemos sobre este aspecto de la trata de personas y desde entonces no se ha avanzado significativamente en su análisis.

La esclavitud moderna es más peligrosa para las víctimas y más difícil de detectar y atajar por las autoridades si el crimen organizado está implicado en ella.

Sin embargo, el reconocimiento de la trata de seres humanos y de la esclavitud moderna como un problema de crimen organizado está aumentando. Kevin Hyland, Comisionado contra la esclavitud independiente del Reino Unido, con frecuencia se refiere a los elementos del crimen organizado que sustentan la esclavitud, basándose en sus experiencias a la cabeza de la Unidad de trata de seres humanos y secuestros de la policía metropolitana. La Ley de esclavitud moderna de Reino Unido, que entró en vigor en 2015, incluye disposiciones concernientes a los esclavistas y a todas aquellas personas que faciliten la explotación. A este propósito, la Agencia nacional contra el delito creó la Unidad de esclavitud moderna y de trata de seres humanos para hacer frente a la criminalidad subyacente a la trata de personas y estableció un Centro de análisis de esclavitud y trata conjunto en 2017. Su fin fue reunir a analistas provenientes de diversas agencias encargadas de imponer el cumplimiento de la ley para que compartieran y analizaran información.

A pesar de ello, sigue faltando una comprensión matizada de cómo las redes del crimen organizado facilitan la trata. Un informe del Centro para la justicia social investigó el papel que desempeñan los grupos del crimen organizado en la esclavitud moderna en Europa. Dicho informe explicaba resumidamente varios casos que implicaban a estos grupos estructurados en «pirámides de poder», con «divisiones de solados rasos que desempeñaban su papel en cualquier división para la que estuvieran contratados, para actuar en ella y reclutar, trasladar o dirigir la gestión diaria de controlar a las víctimas».

No obstante las redes que facilitan la trata de personas y la esclavitud moderna son flexibles y se adaptan bien. El análisis del Instituto parla la investigación internacional de la política criminal realizado antes del Congreso de la ONU de 2010 concluyó que «no solo existe una gran diversidad en la implicación del crimen organizado en [trafficking and smuggling], si no que también hay una diversidad enorme en cuanto a los distintos tipos de actores activos en estos mercados». En ese momento, los investigadores desarrollaron una tipología de cómo se organizan las estructuras delictivas, que incluyen estructuras jerárquicas que se asemejan las organizaciones tipo mafia, redes de personas conectadas indirectamente, así como implicaciones delictivas no organizadas que pueden ser personas individuales o redes sociales.

Las redes del crimen organizado implicadas en otras actividades delictivas han evolucionado para ser más «empresariales» y menos violentas. A pesar de que inevitablemente la esclavitud moderna sea más violenta que otra actividades delictivas dado que la mercancía con la que trafican y a la que explotan son personas, se puede esperar que los grupos y redes que controlen el tráfico hayan seguido una tendencia similar. Es necesaria una comprensión detallada de las estructuras de los grupos del crimen organizado que estén implicados en la trata de seres humanos y otras prácticas de la esclavitud moderna, con el fin de adaptar las estrategias políticas, de cumplimiento de la ley y otras para socavar de forma efectiva la implicación delictiva.

Durante los últimos 12 meses, los investigadores del Centro para el estudio de la esclavitud moderna de la universidad St. Mary’s University han estado investigando el papel que desempeña el crimen organizado en la esclavitud moderna. En el Reino Unido, hay tres países que aparecen a menudo entre los principales países de origen remitidos por el Mecanismo Nacional de Remisión: Albania, Nigeria y Vietnam. Estos países han sido el centro de nuestras investigaciones.

Mujer caminando por la calle en Hanoi, Vietnam. Unsplash/Thijs Degenkamp

Nuestra intención es comprender el papel del crimen organizado en la rutas de tránsito desde Albania, Nigeria y Vietnam hasta Europa, para valorar los papeles que las redes delictivas organizadas desempeñan en el movimiento y explotación de personas, cuál es su grado de cohesión a lo largo de la ruta, cómo están organizadas, si están envueltas en otras actividades criminales y que significa todo ello para dar respuesta a la esclavitud moderna. Los resultados de este proyecto serán objeto de esta columna.

En los próximos meses compartiremos los hallazgos clave de estos tres países. Junto a este proyecto, también hemos realizado investigaciones empíricas en otros países, que reseñaremos aquí. Partiendo de estas investigaciones, también estamos extrayendo conclusiones sobre el papel que desempeña el crimen organizado en la esclavitud moderna y cómo funciona como sector industrial, así como las variaciones de categoría que sufren las personas a medida que viajan; de trata a contrabando y vice versa, con implicaciones para el crimen que se comete y la forma en que las personas desplazadas se ven a sí mismas. A medida que procesemos estos datos empíricos, es probable que vayan surgiendo temas adicionales. Por tanto, vuelva a unirse según vaya evolucionando el proyecto.

Sasha Jesperson es miembro asociado en el Centro para el estudio de la esclavitud moderna de la universidad St. Mary’s University Twickenham.

Este artículo ha sido preparado por Sasha Jesperson como una contribución a Delta 8.7. Según lo establecido en los Términos y Condiciones de Uso de Delta 8.7, las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las de la UNU o sus socios.

El foro Delta 8.7
Métodos estadísticos y de medición

¿Qué sabemos realmente sobre la prevalencia de la trata de personas?

Claire Healy
Continuar leyendo
Justicia internacional

Cómo estimular la responsabilidad corporativa con la legislación sobre la esclavitud moderna

Genevieve LeBaron
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

Datos: El recurso más valioso del mundo para luchar contra el trabajo infantil

Federico Blanco Allais
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

El modelo de identificación del riesgo de trabajo infantil: una contribución regional para el logro de la Meta 8.7

Technical Secretariat
Continuar leyendo
Economía, regulación de las empresas y cadenas de suministro

Combinando los datos de la industria y los derechos humanos para detener la esclavitud en las cadenas de suministro de productos de mar

Katrina Nakamura
Continuar leyendo

SmartLab de Trabajo Decente: una iniciativa de gestión del conocimiento en Brasil

Luis Fabiano de Assis
Continuar leyendo