Se necesita política y participación para abordar la explotación

2 octubre 2018
Research Innovation

Neil Howard  | Miembro premiado en Desarrollo Internacional en la Universidad de Bath

¿De qué manera las instituciones políticas entienden temas como la trata de personas o el trabajo infantil y por qué las intervenciones que producen fracasan con tanta frecuencia? A través de mi investigación, he podido destacar dos puntos clave. El primero es que las intervenciones y las políticas a menudo se llevan a cabo de manera no participativa, de arriba hacia abajo, con grupos objetivo o víctimas que son excluidas del proceso de diseño de formas que pueden limitar gravemente la efectividad e incluso, causar daños. El segundo es que, por lo general, las políticas y las intervenciones evitan abordar las causas estructurales de los fenómenos que supuestamente deben abordar, en parte porque hacerlo es desafiante a nivel político para sus artífices.

Esta columna reflexionará sobre estos temas, nos preguntaremos lo que la investigación con “víctimas” puede decirnos sobre qué política funciona y qué podría hacer mejor, y analizaremos específicamente los conceptos de participación y política. Su intención, al igual que la plataforma de conocimiento en su conjunto, es llevar lo mejor de la investigación contemporánea a la atención de los profesionales y formuladores de políticas en busca de estrategias eficaces.


Grupo de enfoque en sesión. Unsplash/Dylan Gillis

Durante los últimos 50 años, uno de los primeros creadores del desarrollo participativo, el profesor Robert Chambers, ha estado difundiendo el mensaje sencillo pero eficaz que necesitamos plantearles a aquellos a quienes buscamos ayudar: cuál es la mejor manera de hacerlo. Aunque es intuitivo, la mayor parte del trabajo de desarrollo no ocurre de esta manera. Por lo general, las leyes, las políticas y los proyectos se redactan en capitales distantes, lejos de los lugares donde se aplican. Y si bien estos instrumentos pueden ser firmados por representantes de los gobiernos electos, la clara relación entre el poder y el dinero es tal que, a menudo, esos individuos no representan por completo a todos sus electores.

Las consecuencias de esto pueden ser trágicas. “Daño colateral” es el término que muchos de mis colegas usan, y todos nosotros hemos estudiado intervenciones fallidas como resultado de la distancia entre los artífices y sus objetivos. Por ejemplo, los asentamientos informales han sido destruidos para “proteger” a los trabajadores explotados que viven en ellos, y han muerto personas como resultado de su detención con el objetivo de “salvarlas” de la trata.

La participación es, por lo tanto, tan fundamental como escasa. La participación de aquellos afectados por todas las formas de explotación es esencial para que se lleven a cabo intervenciones eficaces a fin de apoyarlos. No importa qué tan bien intencionados seamos como profesionales, es poco probable que comprendamos los matices de la realidad del otro lo suficientemente bien como para poder desarrollar intervenciones apropiadas sin ellos. También resulta esencial para la sostenibilidad, ya que a partir de la investigación psicológica sabemos que es más probable que las personas estén satisfechas y se apropien de las decisiones que les afectan si están incluidas en el proceso de elaboración. Por último, la participación es importante desde el punto de vista ético y marca la diferencia entre caridad y solidaridad. En las palabras inimitables de la activista aborigen Lilla Watson, “si has venido a ayudarme, estás perdiendo el tiempo, pero si has venido porque tu liberación está ligada a la mía, entonces trabajemos juntos”.

La participación de aquellos afectados por todas las formas de explotación es esencial para que se lleven a cabo intervenciones eficaces a fin de apoyarlos.

La solidaridad requiere que nos involucremos en política. Aunque gran parte del discurso dominante en torno al trabajo sometido y con explotación lo sitúa como una simple consecuencia de conceptos abstractos, como pobreza o criminalidad, la realidad es que todas las formas de relaciones laborales de explotación están, en última instancia, creadas por el hombre y son el resultado de decisiones políticas sobre la distribución de derechos y recursos.

Investigaciones en todo el mundo demuestran que las personas eligen de forma rutinaria someterse a relaciones laborales explotadoras porque esta es su mejor opción. Cambiar esta realidad significa cambiar las reglas de la economía global a fin de garantizar que todas las personas en todo el mundo posean lo mínimo necesario para resistir la explotación y accedan a ello como un derecho humano.

Muchos de nuestros colegas profesionales lo saben. No obstante, el problema es que las limitaciones políticas y de financiamiento a menudo les impiden hablar al respecto. En palabras de Nina, una empleada sénior de las Naciones Unidas que entrevisté en 2011, “las historias sobre . . . la injusticia político-económica simplemente no vende. el sufrimiento sí lo hace . . . uno debe captar la atención para recaudar dinero, y la trata o la esclavitud resultan atractivos”. Esto da como resultado narrativas políticas que simplifican patrones complejos de causalidad y evitan las verdades incómodas sobre el poder y su concentración.

Para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y, en términos más generales, impulsar a nuestro mundo hacia una mayor equidad y justicia social, necesitaremos algo muy diferente. Durante los próximos meses, reflexionaré sobre cómo la política y la participación resultan cruciales para descubrir qué podría ser diferente.

Neil Howard es miembro premiado en Desarrollo Internacional en la Universidad de Bath, donde forma parte del Grupo de Investigación sobre SDG 8.

Este artículo ha sido preparado por Neil Howard como una contribución a Delta 8.7. Según lo establecido en los Términos y Condiciones de Uso de Delta 8.7, las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las de la UNU o sus socios.

 

 

El foro Delta 8.7
Migración y desplazamiento

El desafío de la trata de personas a lo largo de la ruta de los Balcanes

Claire Healy
Continuar leyendo
Justicia internacional

Creación del Proyecto de ley sobre la esclavitud moderna de Canadá

John McKay
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

¿Qué sabemos realmente sobre la prevalencia de la trata de personas?

Claire Healy
Continuar leyendo

Gendered Understandings of Forced Sexual Exploitation

Continuar leyendo

Can New US Law Help Increase Financial Recovery and Reintegration of Survivors of Human Trafficking?

Continuar leyendo

What Are Companies Doing? Using Data to Analyse Corporate Statements on Child Labour in Supply Chains

Continuar leyendo
Etiquetas