El rol de las relaciones de género en la lucha contra el trabajo forzoso en las cadenas de suministro

13 noviembre 2018
Research Innovation

Genevieve LeBaron  | Profesora de política en la Universidad de Sheffield
Ellie Gore  | Investigadora postdoctoral de la Universidad de Sheffield

Las mujeres y las niñas son desproporcionadamente vulnerables al trabajo forzoso, pero el rol y la importancia de las relaciones de género en la configuración de la dinámica y los patrones del trabajo forzoso se ha pasado por alto en gran medida. En 2017, la Organización Internacional del Trabajo estimó que las mujeres y las niñas representan el 58 por ciento de las víctimas del trabajo forzoso en la economía privada, excepto en la industria del comercio sexual. Si bien las investigaciones sobre el trabajo forzoso en las cadenas de suministro mencionan con frecuencia al pasar el género de las víctimas, el análisis serio y sostenido de las relaciones de género ha tendido a limitarse a industrias “feminizadas” como el trabajo doméstico y el trabajo sexual.

Nuestra última investigación sobre el trabajo forzoso en las cadenas de suministro globales de cacao sugiere que entender las relaciones de género es fundamental para entender el trabajo forzoso en las cadenas de suministro e informar las posibles soluciones políticas. Usando estudios de caso de la industria del cacao en Ghana y la industria del té en la India, nuestro estudio realizó una investigación exhaustiva sobre los patrones de explotación laboral en estas cadenas de suministro, que incluyó 120 entrevistas a trabajadores del té y el cacao, una encuesta a más de 1000 trabajadores en ambas industrias, y más de 100 entrevistas con empresas y actores gubernamentales.

Manos recogiendo granos de cacao. Unsplash/Etty Fidele

Como se explica en más detalle en el Informe Final del proyecto, encontramos que existen tres patrones clave de explotación laboral que experimentan los trabajadores del cacao en Ghana: pago insuficiente y falta de pago de salarios; exigencias para realizar trabajos no remunerados e involuntarios como condición de empleo; y préstamos de dinero a los trabajadores y cobro de altas tasas de interés por tales préstamos. Estas formas de explotación están sorprendentemente extendidas: el 23 por ciento de los trabajadores del cacao en nuestro estudio habían realizado trabajos por los que no se les pagaba, el 60 por ciento de los trabajadores del cacao en nuestro estudio tenían deudas y el 55 por ciento de los trabajadores del cacao en nuestro estudio no tenía ahorros. Los trabajadores también informaron sufrir violencia física y sexual, abuso verbal y amenazas, y privación de alimentos por parte de los empleadores. Estas condiciones dejan a los trabajadores del cacao altamente vulnerables al trabajo forzoso, lo que experimentaron varios trabajadores dentro de nuestro estudio.

Si bien la producción de cacao en Ghana se realiza en pequeñas granjas y tradicionalmente se ha considerado como un “cultivo masculino”, nuestra investigación reveló que las mujeres también participan activamente en el cultivo del cacao. Si bien la explotación experimentada por los trabajadores del cacao de ambos sexos a menudo fue similar, la explotación de las trabajadoras se vio agravada por relaciones y normas de género desiguales. Tres tendencias ayudan a explicar este fenómeno.

Primero, encontramos que las trabajadoras del cacao reciben un pago inferior a los trabajadores. Si bien todos los trabajadores del cacao tienen ingresos extremadamente bajos, un promedio de poco más de GHS 5 o $1,04 por día, nuestro estudio reveló que las trabajadoras del cacao ganan incluso menos que sus pares masculinos. Por ejemplo, las mujeres que realizan labores de cuidado de la granja de cacao ganan en promedio GHS 4,41 por día, o $0,92. Esto se compara con un promedio de GHS 6,45 por día, o $1,35, para los trabajadores hombres que desempeñan el mismo rol. Las razones por las cuales las mujeres reciben menores ganancias son complejas y multifacéticas. Por ejemplo, las trabajadoras se concentran en actividades de cultivo de cacao con salarios más bajos; se les paga a través de los miembros masculinos de la familia, que a menudo toman una parte; y los empleadores hacen suposiciones patriarcales de que las trabajadoras realizarán el trabajo con menos competencia que los trabajadores masculinos.

En segundo lugar, encontramos que las trabajadoras del cacao son especialmente vulnerables a ser engañadas por los empleadores, especialmente si son migrantes. De acuerdo a nuestro estudio, las trabajadoras migrantes experimentaban una vulnerabilidad desproporcionada al pago insuficiente y a la falta de pago de salarios que estaban estrechamente relacionados con las experiencias de trabajo forzoso, incluida la servidumbre por deudas, en nuestro estudio. Las razones de estas formas de vulnerabilidad son complejas, y los empleadores parecen creer, precisamente, que tienen mayores oportunidades de salirse con la suya del maltrato al que someten a las trabajadoras migrantes en lugar del que sufren los trabajadores varones o no migrantes. Cuando les preguntamos a las trabajadoras cómo respondían a este tipo de prácticas desleales, informaron que normalmente no hacían nada, ya que su posición como mujeres y como migrantes las hacía efectivamente impotentes para desafiar las prácticas abusivas por parte del propietario de la granja.

En tercer lugar, encontramos que las desigualdades de género en los hogares afectan las experiencias de las mujeres en el sector del cacao. Dado que a menudo las mujeres trabajan como “mano de obra familiar”, es decir, junto con los miembros masculinos de la familia que son directamente contratados por el propietario de la granja, dependen de los trabajadores masculinos para que les den su parte de los salarios o la cosecha. Como resultado, las trabajadoras del cacao no siempre reciben una parte equitativa de los ingresos de su cónyuge o miembro masculino de la familia. Además, las demás responsabilidades domésticas de las mujeres, que incluyen más actividades basadas en la subsistencia como ir a buscar agua, desherbar y cuidar otros cultivos en la granja de cacao, significan que tienen menos tiempo para dedicarse al trabajo productivo remunerado en cacao. Estas dinámicas actúan como una poderosa restricción para el poder de ganancia de las mujeres y aumentan su vulnerabilidad a la explotación y el abuso.

Nuestros hallazgos sugieren que las experiencias de las trabajadoras, y la vulnerabilidad a la explotación y el trabajo forzoso, no pueden entenderse de manera aislada de las relaciones de género más amplias en juego en la agricultura y el contexto local. Las futuras investigaciones sobre el trabajo forzoso en las cadenas de suministro deberían prestar atención no solo a las dinámicas en un lugar de trabajo determinado, sino también a las dinámicas y desigualdades de género en los hogares y las comunidades, ya que pueden afectar los patrones de trabajo forzado. A su vez, comprender las relaciones de género es fundamental para crear soluciones al trabajo forzoso en las cadenas de suministro. Si las dinámicas de género desiguales constituyen una causa fundamental en la vulnerabilidad al trabajo forzoso, deben abordarse en marcos normativos y soluciones.

Genevieve LeBaron es profesora de política en la Universidad de Sheffield y copresidente del Grupo de trabajo de la Universidad de Yale sobre las formas contemporáneas de esclavitud. Sígala en Twitter: @glebaron. Lea más sobre su investigación: globalbusinessofforcedlabour.ac.uk

Ellie Gore es investigadora postdoctoral en la Universidad de Sheffield. Sígala en Twitter: @ellie_gore

El foro Delta 8.7
Métodos estadísticos y de medición

¿Qué sabemos realmente sobre la prevalencia de la trata de personas?

Claire Healy
Continuar leyendo
Justicia internacional

Cómo estimular la responsabilidad corporativa con la legislación sobre la esclavitud moderna

Genevieve LeBaron
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

Datos: El recurso más valioso del mundo para luchar contra el trabajo infantil

Federico Blanco Allais
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

El modelo de identificación del riesgo de trabajo infantil: una contribución regional para el logro de la Meta 8.7

Technical Secretariat
Continuar leyendo
Economía, regulación de las empresas y cadenas de suministro

Combinando los datos de la industria y los derechos humanos para detener la esclavitud en las cadenas de suministro de productos de mar

Katrina Nakamura
Continuar leyendo

SmartLab de Trabajo Decente: una iniciativa de gestión del conocimiento en Brasil

Luis Fabiano de Assis
Continuar leyendo