El problema con el rescate forzoso y la detención en las iniciativas contra la trata de personas

28 febrero 2019

Kimberly Walters  | Assistant Professor, California State University, Long Beach

Los esfuerzos por intervenir en situaciones de explotación severa a través del rescate directo, desempeñan un papel importante en los programas contra la trata de personas en todo el mundo. En algunos países, el rescate es legalmente requerido en ciertos sectores, ya sea que uno haya dado su consentimiento para trabajar en ese sector o no. En la India, por ejemplo, la legislación ha apuntado durante mucho tiempo a las mujeres cisgénero que venden sexo por rescate, incluso si trabajan voluntariamente. Actualmente, el Parlamento de la India está considerando un nuevo proyecto de ley contra la trata de personas que extendería aún más esta misión de rescate. Sin embargo, las investigaciones sugieren que el rescate y la detención forzosos son complicados, y muchos argumentan que debería reconsiderarse como una solución aceptable para la trata de personas.

La violencia del rescate forzoso

El rescate es a menudo necesario y bien recibido, pero en situaciones donde el rescate es forzoso, contradice la voluntad de los recatados. En todo el mundo se han observado programas contra la trata de personas que dependen del rescate forzoso y la detención. Los investigadores también han documentado intervenciones contra la trata de personas en Benin, el Reino Unido y los Estados Unidos que no fueron bien recibidas por los “beneficiarios” y que les causaron daño a estos.

Las redadas con frecuencia conllevan una violación de los derechos humanos de las personas víctimas de la trata, lo que resulta en un daño emocional e incluso físico. En algunos lugares, es común que en redadas, la policía les exija sexo a las mujeres que trabajan ahí. En la India, el énfasis de la policía en sacar por la fuerza a las mujeres de los burdeles, significa que a veces abandonan sus ganancias, sus posesiones e incluso a sus niños.

Muchos de los rescatados informan que no se consideran víctimas de la trata. Un estudio reciente descubrió que en cuatro lugares de la India, el 79 % de las personas que fueron recuperadas en redadas locales contra la trata de personas habían estado trabajando voluntariamente y no habían querido ser rescatadas.

El rescate puede convertirse en una detención forzosa

Más preocupante que las redadas desde la perspectiva de aquellos “rescatados” son los servicios de cuidados posteriores, que a menudo están mal conceptualizados y monitoreados. Las leyes internacionales que describen la necesidad de servicios de apoyo adecuados para las víctimas de la trata de personas no han estado acompañadas de una demanda acorde de regulación y responsabilidad entre las agencias que administran dichos servicios.

Peor aún, el rescate forzoso puede transformarse en detención forzosa prolongada que dura meses e incluso años, lo que implica severas restricciones a la libertad y programas de rehabilitación reglamentados y, a veces, desmoralizadores. Los individuos rescatados en muchas regiones pueden encontrarse encerrados en refugios altamente restrictivos durante meses, a veces años, antes de liberarse de las personas que están contra la trata. Los internos de los refugios contra la trata de personas en varias regiones describen a estas instituciones como prisiones y denuncian la pérdida de libertad comunicación y movimiento. En el sur y el sudeste de Asia, las víctimas de la trata suelen hacer intentos peligrosos de escapar de los refugios; otros recurren a los disturbios, autolesionarse e incluso suicidarse mientras están dentro.

Los estudios han encontrado que las víctimas de la trata de personas habitualmente afrontan la culpa, la desconfianza, la vergüenza moral y la infantilización por parte de los proveedores de cuidados posteriores. Lo que es más importante para los propios internos, es que la detención forzosa los deja sin poder ganar dinero y cuidar a sus dependientes, además de dañar su reputación.

En la India, donde he realizado la mayor parte de mi investigación sobre los cuidados posteriores a la trata de personas, los internos de los refugios a menudo acumulan deudas profundas como resultado de la detención prolongada y los honorarios legales para asegurar su liberación. Muchos refugios tienen un incentivo financiero para mantener altas tasas de cumplimiento, lo que los desincentiva de liberar a los presos rápidamente. De manera similar, las agencias gubernamentales pueden beneficiarse de tener acceso garantizado e inmediato a grandes grupos de personas rescatadas para exhibirlas a visitantes importantes en viajes oficiales, proporcionando evidencia visual de su participación activa en la lucha contra la trata de personas. En mi investigación en el sur de la India, las mujeres que fueron rescatadas por la fuerza y detenidas, equipararon su trato de los traficantes con el de las personas que las rescataron, señalando que en ambos casos su pérdida de libertad aseguraba ganancias monetarias y de otros tipos para quien las controlaba.

Más allá de la redada y el rescate

Si bien las redadas forzosas y la detención proporcionan medidas de acción contra la trata, estos métodos a menudo no logran frenar: la trata de personas, el trabajo forzoso y la explotación severa. En los Estados Unidos, las redadas policiales demostraron ser ineficientes para identificar y localizar a las víctimas de la trata. Varias investigaciones han encontrado que las personas rescatadas por la fuerza en operaciones de lucha contra la trata regresan regularmente a las mismas situaciones laborales de las que fueron rescatadas, lo que pone en tela de juicio la utilidad de estas acciones.

En 2011, el relator especial sobre la trata de personas informó que la detención forzosa obstaculizaba la capacidad de las víctimas para vivir una vida digna, lo que se oponía al objetivo mismo del movimiento para poner fin a la trata y al trabajo forzoso. En Tailandia, las redadas y rescates a menudo afectaron el alcance a largo plazo y las relaciones de confianza necesarias con las comunidades para desarrollar esfuerzos sostenibles contra la trata de personas. Este enfoque, por lo tanto, presentó una solución de corta duración a un problema profundamente arraigado. En el mismo estudio, algunas ONG tailandesas se quejaron de los donantes y las iniciativas de financiación de lugares distantes motivadas por un modelo simplificado de la trata de personas que depende de analogías de redes criminales altamente organizadas y víctimas virtuosas. Sus expectativas acerca de los perfiles adecuados de los programas contra la trata de personas a menudo estaban en desacuerdo con las necesidades reales de las poblaciones del lugar.

Los recientes escándalos en los refugios para víctimas en Muzaffarpur, India y Monrovia, Liberia, son síntomas de problemas más generalizados en los programas de lucha contra la trata basados en refugios. En acuerdo con el importante cuerpo de investigaciones que documentan los daños del rescate y la detención forzosos, estos escándalos indican la necesidad de revolucionar los sistemas contra la trata en muchas regiones. En lugar de expandir los sistemas de fuerza que ya han demostrado ser inhumanos, como se propuso, por ejemplo, en el nuevo proyecto de ley sobre la trata de personas (prevención, protección y rehabilitación) de la India, 2018, las naciones pueden ver la ley de (abolición) del sistema de trabajo en condiciones de servidumbre de la India ya infrautilizada, de 1976. Esta legislación progresiva afirma los derechos de las víctimas a la libre circulación, la comunicación y el trabajo, así como a las reparaciones, y podría aplicarse de manera fructífera e incluso ampliarse para abarcar otros modos de explotación severa.

Los académicos han argumentado que el movimiento transnacional contra la trata de personas aún debe abordar las verdaderas raíces económicas y de género de la trata de personas. Más allá de rescatar casos individuales de circunstancias de explotación, la necesidad más apremiante es construir sistemas que protejan los derechos de los trabajadores al trabajo en condiciones humanas para salarios dignos, a organizarse y migrar de manera segura y legal. Sin un enfoque de la trata de personas basado en los derechos, no podemos esperar hacer un progreso real hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El foro Delta 8.7
Métodos estadísticos y de medición

¿Qué sabemos realmente sobre la prevalencia de la trata de personas?

Claire Healy
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

Datos: El recurso más valioso del mundo para luchar contra el trabajo infantil

Federico Blanco Allais
Continuar leyendo

¿Forma la esclavitud moderna parte del crimen organizado?

Sasha Jesperson
Continuar leyendo
Justicia internacional

How to Spur Corporate Accountability with Modern Slavery Legislation

Genevieve LeBaron
Continuar leyendo
Economía, regulación de las empresas y cadenas de suministro

Combinando los datos de la industria y los derechos humanos para detener la esclavitud en las cadenas de suministro de productos de mar

Katrina Nakamura
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

Shared Learning and Understanding the Contexts for Human Trafficking from Albania, Viet Nam and Nigeria to the UK

Continuar leyendo
Etiquetas