Asociaciones público-privadas en Filipinas: probar un nuevo modelo para la participación de empresas y gobiernos

5 marzo 2019
Research Innovation

Este artículo, el primero de una miniserie sobre nuestro programa en Filipinas, explora el enfoque de GFEMS para abordar la esclavitud moderna de una manera sostenible y escalable: crear asociaciones público-privadas en áreas geográficas y sectores específicos. Las publicaciones posteriores se centrarán en otros componentes críticos de esta iniciativa, incluido el estado de derecho efectivo, la evaluación sólida de impacto y la visión para la escala.

Como parte de nuestra cartera de subvenciones, el Fondo global para acabar con la esclavitud moderna (GFEMS) está desarrollando y probando un nuevo modelo para reducir la prevalencia del trabajo forzoso entre los trabajadores filipinos en el extranjero (OFW). El objetivo de GFEMS es reducir la prevalencia de la esclavitud moderna de manera sostenible y a escala. Esto requiere la movilización coordinada de los recursos del gobierno y del sector privado para generar soluciones que puedan sostenerse más allá de la financiación de los donantes y ampliarse para llegar a grandes poblaciones.

Para catalizar esta movilización y sentar las bases para una asociación público-privada (PPP), el programa GFEMS aprovecha las prioridades del gobierno y del sector privado para atender las necesidades de los trabajadores migrantes filipinos vulnerables. En Filipinas, las principales oportunidades para la alineación incluyen:

  • La preocupación del gobierno por la seguridad de los aproximadamente 2,3 millones de filipinos que emigran para trabajar cada año;
  • El enfoque del gobierno en “construir, construir, construir”, una gran iniciativa de infraestructura y construcción con un costo estimado de 180 mil millones de dólares; y
  • La demanda del sector privado de trabajadores de la construcción calificados y semicalificados, de contratación local, que satisfagan las necesidades del mercado.

Aprovechar el nexo de estas preocupaciones permite al GFEMS desarrollar una PPP centrada en reducir el trabajo forzoso de los trabajadores migrantes filipinos de una manera específica y orientada. Al asociarse con el gobierno, el fondo para el alivio de la pobreza Villar-SIPAG y las empresas de construcción del sector privado, GFEMS lanzó un programa para capacitar a los trabajadores más vulnerables, especialmente a las mujeres, en trabajos de construcción. Después de completar la capacitación, a estos trabajadores se les garantiza empleos con un empleador ético local, creando así un empleo seguro en el hogar como una alternativa a la migración de riesgo.

Manila, Filipinas. Bash Carlos/Unsplash.

Generación de participación: identificar y aprovechar las prioridades del sector público

Para asegurar la aceptación de esta PPP en una etapa temprana, GFEMS aprovechó las intersecciones clave de las prioridades del gobierno filipino y del sector privado. Para el gobierno, el envío de trabajadores migrantes al extranjero es una prioridad económica importante. Estudios recientes estiman que las remesas entrantes cercanas a los 30 mil millones de dólares representan casi el 10 por ciento del producto interno bruto total. Sin embargo, la migración al extranjero, a menudo en industrias poco calificadas como el trabajo doméstico, es un riesgo real y puede llevar al trabajo forzoso y a la trata de personas. Se calcula que unos 900.000 trabajadores filipinos están insertos en ocupaciones poco calificadas cada año, y aunque la prevalencia del trabajo forzoso entre estos migrantes no se ha medido bien, se cree que es tan alto como el 20 por ciento entre las trabajadoras y trabajadores domésticos, según nuestros socios en el campo. Proteger a estos migrantes sigue siendo un objetivo clave del gobierno.

La administración actual también ha priorizado una iniciativa de gran infraestructura, “construir, construir, construir”, y está invirtiendo miles de millones en proyectos de construcción nacionales. Si bien la iniciativa abre una puerta a los trabajadores filipinos con la capacitación adecuada para obtener un empleo en el hogar, también exacerba la escasez de mano de obra calificada y semicalificada que las empresas de construcción en Filipinas ya enfrentan. El nexo de estas prioridades del sector público con la necesidad del sector privado crea una oportunidad para reunir socios para abordar el trabajo forzoso de los trabajadores migrantes.

Unir las piezas

GFEMS está actuando sobre esta oportunidad al colaborar con Villar SIPAG para crear un nuevo modelo de participación del sector privado y la movilización de recursos gubernamentales, que se diseñó a través de un proceso interactivo de cocreación con los socios de GFEMS en el campo. El modelo incluye un programa de capacitación sólido, conducido por Villar SIPAG con la guía de GFEMS, que utiliza unidades de capacitación móviles para preparar a los trabajadores en las comunidades más vulnerables para trabajos que tienen una gran demanda, como soldadores, pintores y albañiles. Los participantes en el programa también completan un plan de estudios contra la trata de personas, asegurando que puedan identificar y responder a las situaciones que podrían conducir a la trata. Después de completar ambos módulos, Villar SIPAG ubicará a los trabajadores en empleos sostenibles con grandes promotores inmobiliarios en todo Filipinas.

El plan de estudios dual que los trabajadores completan y el empleo garantizado abordan cada una de las prioridades del gobierno y del sector privado enumeradas anteriormente, ofreciendo una alternativa doméstica basada en el mercado a la migración transnacional, cubriendo la escasez de trabajadores calificados y semicalificados en Filipinas y mejorando la protección para los trabajadores que todavía eligen ir al extranjero.

Al ejecutar esta asociación, GFEMS está invirtiendo aproximadamente 600.000 dólares en fondos semilla y está aprovechando más de 1,1 millones de dólares de Villar SIPAG. El programa también utiliza más de 340.000 dólares en vales de capacitación del gobierno, puestos a disposición por la Autoridad de educación técnica y desarrollo de habilidades (TESDA) del gobierno de Filipinas.

Ver hacia adelante

La colaboración de GFEMS en Filipinas es un primer paso prometedor para crear soluciones para la trata de personas basadas en el mercado. Aunque este programa se encuentra en sus primeras etapas, GFEMS espera que proporcione lecciones valiosas aprendidas para las ONG, las empresas del sector privado y los gobiernos en el desarrollo de futuras PPP. En las próximas publicaciones de esta serie, analizaremos otros componentes críticos de esta iniciativa, que incluyen mejorar el estado de derecho, garantizar una evaluación de impacto sólida y crear un camino a la escala.

Este artículo fue preparado por el Fondo global para acabar con la esclavitud moderna, como colaborador de Delta 8.7. Según lo establecido en los Términos y condiciones de uso de Delta 8.7, las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las de la UNU o sus socios.

El foro Delta 8.7
Métodos estadísticos y de medición

¿Qué sabemos realmente sobre la prevalencia de la trata de personas?

Claire Healy
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

Datos: El recurso más valioso del mundo para luchar contra el trabajo infantil

Federico Blanco Allais
Continuar leyendo

¿Forma la esclavitud moderna parte del crimen organizado?

Sasha Jesperson
Continuar leyendo
Justicia internacional

How to Spur Corporate Accountability with Modern Slavery Legislation

Genevieve LeBaron
Continuar leyendo
Economía, regulación de las empresas y cadenas de suministro

Combinando los datos de la industria y los derechos humanos para detener la esclavitud en las cadenas de suministro de productos de mar

Katrina Nakamura
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

Shared Learning and Understanding the Contexts for Human Trafficking from Albania, Viet Nam and Nigeria to the UK

Continuar leyendo
Etiquetas