Simposio: Proteger a los niños de la explotación durante la pandemia de COVID-19

2 octubre 2020

Claudia Cappa  | Senior Adviser for Statistics, UNICEF
Aniruddha Kulkarni  | Child Protection Specialist, UNICEF
Amanda Bissex  | Regional Advisor for Child Protection, UNICEF Regional Office for South Asia
Eshani Ruwanpura  | Child Protection Specialist, UNICEF Regional Office for South Asia
Ramya Subrahmanian  |  Chief, Research on Child Rights and Protection, UNICEF-Innocenti

<a href="https://delta87.org/wp-content/uploads/2020/10/Screen-Shot-2020-10-05-at-5.02.09-PM.png"><img class="size-full wp-image-15183 alignnone" src="https://delta87.org/wp-content/uploads/2020/10/Screen-Shot-2020-10-05-at-5.02.09-PM.png" alt="" width="761" height="569" /></a>

<em>Crédito de la foto: © UNICEF/UNI335716/</em>

La máscara que usa Miajul, de 12 años, ofrece escasa protección contra los desechos plásticos tóxicos y peligrosos que clasifica en el área de Shyamal Palli en Dhaka. No es un trabajo para un niño, pero Miajul tuvo pocas opciones dada la crisis económica precipitada por la COVID-19 y las medidas de contención tomadas por el Gobierno de <a href="https://delta87.org/dashboards/bangladesh/" target="_blank" rel="noopener">Bangladesh</a>.

A medida que se repiten escenarios similares en países de Asia meridional y del mundo, millones de niños en todo el mundo están realizando trabajos como una cuestión de supervivencia para ellos o sus familias. Durante las últimas dos décadas, la cantidad de niños involucrados en trabajo infantil <a href="https://www.ilo.org/global/publications/books/WCMS_575499/lang–en/index.htm" target="_blank" rel="noopener">disminuyó en 94 millones</a>. Ahora la <a href="https://www.unicef.org/media/70261/file/COVID-19-and-Child-labour-2020.pdf" target="_blank" rel="noopener">pandemia amenaza</a> con retrasar o incluso revertir ese progreso.
<h4><strong>Vías hacia la explotación</strong></h4>
La <a href="https://delta87.org/2020/03/impact-covid-19-modern-slavery/" target="_blank" rel="noopener">crisis de COVID-19</a> exacerba la explotación infantil a través de diversas vías. Con la pérdida o la reducción de los ingresos del hogar, las familias necesitan cada vez más, y con frecuencia esperan que los niños contribuyan económicamente o con el tiempo que pasan en empresas familiares, incluidas las tareas del hogar. El cuidado de los padres puede disminuir, o perderse por completo, debido a la muerte, enfermedad o separación, lo que aumenta el riesgo de que los niños estén expuestos a condiciones peligrosas o de explotación. La crisis económica a menudo significa una reducción de la prestación de cuidados, con efectos perjudiciales a largo plazo. Estos factores pueden verse agravados por el distanciamiento provocado por la pandemia, incluida la separación familiar y la migración.

Las medidas de contención adoptadas por muchos países para prevenir y detener la propagación del coronavirus alteraron la vida cotidiana, el entorno, las rutinas y las relaciones de los niños. En muchos casos, se espera que las niñas asuman una mayor parte de las tareas domésticas, lo que puede aumentar los desequilibrios de género en la familia. Además, algunas medidas interrumpieron las denuncias y las derivaciones por parte de los servicios de protección infantil, lo que deja a muchos niños a la deriva e incluso más vulnerables a la violencia y el abuso. Sin embargo, una combinación de políticas e intervenciones específicas apuntan hacia un camino a seguir en una época de decisiones difíciles para los niños, las familias y los gobiernos.
<h4><strong>Creación de una red de apoyo</strong></h4>
No resulta sorprendente que la pandemia esté afectando de manera desproporcionada a los grupos de población vulnerables, como los trabajadores migrantes y los empleados en la economía informal, incluidos los niños. Por ejemplo, cuando <a href="https://delta87.org/dashboards/nepal/" target="_blank" rel="noopener">Nepal</a> decretó el confinamiento, 2384 niños de 66 hornos de ladrillos iniciaron su viaje a casa, a veces viajaban 300 kilómetros para llegar a sus familias. Debido a las restricciones de viaje, algunos quedaron varados en su lugar de trabajo sin acceso a alimentos o agua adecuados. Se demoró la reintegración a sus comunidades debido a los requisitos obligatorios de cuarentena en los centros de cuarentena administrados por el gobierno. En respuesta, UNICEF apoya redes comunitarias que facilitan la reintegración de estos niños a sus familias y comunidades.

En <a href="https://delta87.org/2020/06/human-trafficking-indian-state-bihar-prevalence-characteristics/" target="_blank" rel="noopener">Bihar, India</a> alrededor del 20 por ciento de los migrantes que regresaban, unas 600.000 personas, eran niños, muchos de los cuales viajaban solos. Junto con el gobierno estatal, UNICEF está apoyando el desarrollo de una base de datos para registrar a estos niños, identificar sus necesidades y conectarlos con los servicios apropiados. Se están distribuyendo paquetes de ayuda, que incluyen transferencias de efectivo, alimentos, tarjetas de racionamiento y suministros básicos de higiene. Los niños migrantes también están inscritos en planes de protección, incluido el acceso a centros de apoyo y servicios de asesoramiento.

En el estado del norte de Uttar Pradesh en <a href="https://delta87.org/dashboards/india/" target="_blank" rel="noopener">India</a>, las actividades de apoyo de UNICEF con el Gobierno dieron lugar a una transferencia temporal de efectivo para ayudar a compensar las pérdidas relacionadas con la COVID-19 entre los asalariados diarios y las familias de los niños trabajadores. Se espera que beneficie a casi 2000 niños durante los próximos seis meses. Como respuesta inmediata a la pandemia, <a href="https://delta87.org/news-desk-posts/measuring-social-protections/" target="_blank" rel="noopener">ampliar las medidas de protección social</a> que lleguen a los más vulnerables debe ser una prioridad.
<h4><strong>Una mejor reconstrucción</strong></h4>
Este es un momento crítico para todo el mundo, un momento en el que debemos, como lo instaron repetidamente los funcionarios de las Naciones Unidas, “<a href="https://www.prnewswire.com/news-releases/after-covid-19-lets-build-back-better-301039977.html" target="_blank" rel="noopener">reconstruir mejor</a>”.

Las medidas que fortalecen los medios de vida, mejoran la nutrición y ofrecen acceso a la atención primaria y secundaria de la salud deben llegar a los niños más vulnerables y a sus familias. Los gobiernos también deben reactivar las redes de protección social y ampliar las medidas de estímulo económico. Las crisis económicas globales anteriores nos enseñaron <a href="https://www.unicef-irc.org/publications/1095-rapid-review-economic-policy-social-protection-responses-to-health-and-economic-crises.html" target="_blank" rel="noopener">la importancia de implementar</a> tales medidas de manera que se tengan en cuenta a los niños y a las cuestiones de género para lograr impactos sostenibles en el bienestar. Las crisis anteriores también apuntan al riesgo de políticas de austeridad tras políticas fiscales expansivas a corto plazo. Para evitar que caigan en la trampa de la pobreza, es fundamental centrarse en la respuesta de protección social para los trabajadores informales casi pobres o recientemente pobres y las familias y los niños en situación de riesgo.
<blockquote>
<h3><em>”Mientras los gobiernos buscan mitigar el impacto de la COVID-19, nunca fue más importante defender los derechos de los niños y cumplir los principios fundamentales del lugar de trabajo. Estos son los engranajes que pueden transformar esta crisis en una oportunidad para los niños a medida que pasan a la edad adulta”.</em></h3>
</blockquote>
Se necesitan inversiones rápidas para que los niños sigan aprendiendo y preparándose para regresar a las escuelas cuando vuelvan a abrir, de modo que no se los deje de lado y deban trabajar. Millones de niños, especialmente aquellos que carecen de computadoras y conexión a Internet, ahora se quedan atrás de sus compañeros mejor equipados como resultado de los cierres de escuelas relacionados con la pandemia. A medida que las escuelas vuelvan a abrir lentamente, <em>todos</em> los niños deben tener la oportunidad de recibir una educación. Para mantener a los niños en la escuela y fuera del mercado laboral, deben establecerse medidas de recuperación para los que quedan atrás por la brecha digital o la pandemia. Los programas de “segunda oportunidad”, los cursos de recuperación y las iniciativas de “enseñanza en el nivel adecuado” para los niños liberados del trabajo que comenzaron durante cierres relacionados con la pandemia pueden ayudar a evitar que abandonen la escuela y vuelvan a participar en el trabajo infantil. Mauritania, <a href="https://delta87.org/dashboards/pakistan/" target="_blank" rel="noopener">Pakistán</a>, <a href="https://delta87.org/dashboards/sierra-leone" target="_blank" rel="noopener">Sierra Leona</a> y Singapur son países proactivos en <a href="https://www.unicef-irc.org/publications/1119-covid-19-how-are-countries-preparing-to-mitigate-the-learning-loss-as-they-reopen.html" target="_blank" rel="noopener">la preparación de cursos de recuperación</a>.
<h4><strong>Defensa de los principios y derechos fundamentales</strong></h4>
Durante los cierres, el control y las inspecciones laborales se redujeron drásticamente. A medida que la actividad económica se reinicie gradualmente, los gobiernos deben restablecer las medidas de supervisión para asegurarse de que la reapertura de las empresas, tanto formales como informales, no comprometa la salud, los derechos y el acceso a la justicia para los <a href="https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—dgreports/—dcomm/documents/publication/wcms_575499.pdf" target="_blank" rel="noopener">88 millones de empleados</a> adolescentes en edad legal para trabajar (15 a 17 años). Muchas empresas del sector formal elaboraron políticas de reincorporación al trabajo. El sector informal también debería hacerlo, y los gobiernos deberían proporcionar pautas en sintonía con las normas internacionales del trabajo.

Las comunidades están bien posicionadas para ayudar a los gobiernos en el control del cumplimiento de las empresas locales. Los grupos locales también pueden tomar la delantera en el apoyo de iniciativas para favorecer la educación y cambiar las normas sociales perjudiciales que perpetúan el trabajo infantil. Los trabajadores sociales capacitados tienen un papel fundamental que desempeñar para mitigar el impacto de la crisis, desde identificar a los niños y familias vulnerables hasta vincularlos con los servicios de salud, educación y protección social y de la infancia disponibles.

Mientras los gobiernos buscan mitigar el impacto de la COVID-19, nunca fue más importante defender los derechos de los niños y cumplir los principios fundamentales del lugar de trabajo. Estos son los engranajes que pueden transformar esta crisis en una oportunidad para los niños a medida que pasan a la edad adulta. Estas medidas también ayudarán a construir familias, comunidades, sociedades y economías más fuertes y resilientes, y evitarán que el coronavirus afiance la pobreza intergeneracional.

<em>Este artículo fue preparado por Claudia Cappa, Aniruddha Kulkarni, Amanda Bissex, Eshani Ruwanpura y Ramya Subrahmanian como contribución a Delta 8.7. Según lo establecido en los Términos y condiciones de uso de Delta 8.7, las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a los autores y no reflejan necesariamente las de la UNU o sus socios.</em>
<h4>Este artículo fue preparado como parte del simposio de Delta 8.7 “Camino al 2025: Lecciones de los esfuerzos para combatir el trabajo infantil”. Lea todas las respuestas a continuación:</h4>

Symposium: The Path to 2025: Lessons from Efforts to Combat Child Labour

El foro Delta 8.7
Justicia internacional

Creación del Proyecto de ley sobre la esclavitud moderna de Canadá

John McKay
Continuar leyendo
Migración y desplazamiento

El desafío de la trata de personas a lo largo de la ruta de los Balcanes

Claire Healy
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

¿Qué sabemos realmente sobre la prevalencia de la trata de personas?

Claire Healy
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

El modelo de identificación del riesgo de trabajo infantil: una contribución regional para el logro de la Meta 8.7

Technical Secretariat
Continuar leyendo

SmartLab de Trabajo Decente: una iniciativa de gestión del conocimiento en Brasil

Luis Fabiano de Assis
Continuar leyendo
Economía, regulación de las empresas y cadenas de suministro

Combinando los datos de la industria y los derechos humanos para detener la esclavitud en las cadenas de suministro de productos de mar

Katrina Nakamura
Continuar leyendo
Etiquetas