Promesa y límites de la supervisión remota para abordar el trabajo infantil y forzoso

2 diciembre 2020

Sophie Zinser  | Research Assistant, United Nations University Institute in Macau
Hannah Thinyane  | Principal Research Fellow, United Nations University Institute in Macau
Phoebe Ewen  | Programme Director, The Mekong Club
Leanne Melnyk  | Head of Human and Labour Rights Governance, Diginex Solutions

La pandemia de COVID-19 está ejerciendo una mayor presión sobre la capacidad del sector público y privado de supervisar las condiciones laborales en las cadenas de suministro globales. Las medidas de contención y <a href="https://www.mdpi.com/2071-1050/12/11/4740" target="_blank" rel="noopener">las restricciones de viaje relacionadas con la COVID-19</a> hicieron imposible que se lleven a cabo auditorías o evaluaciones sociales convencionales en persona, que dependen de que un auditor viaje físicamente a una fábrica o sitio.

Si bien muchas auditorías corporativas de cumplimiento social se pospusieron o cancelaron en 2020, persisten los escándalos que exponen el control de la esclavitud moderna sobre el trabajo mundial. Estas exposiciones incluyen condiciones de vida hacinadas en dormitorios de trabajadores y otras violaciones de derechos laborales vinculadas a las operaciones o cadenas de suministro de <a href="https://www.lexology.com/library/detail.aspx?g=72d93fc9-88ce-4efb-a655-f54eecd89850" target="_blank" rel="noopener">marcas de moda rápida</a> y otras empresas globales. A raíz de estos desafíos, muchas empresas exploran cómo se puede utilizar la tecnología de impacto social como un medio para monitorear “virtualmente” las condiciones de trabajo en las cadenas de suministro globales durante la pandemia.
<p style="text-align: center;"><img class=" wp-image-16364 aligncenter" src="https://delta87.org/wp-content/uploads/2020/12/soroush-zargar-Tviv9s8vSMg-unsplash.jpg" alt="" width="362" height="543" /><em>Fábrica de prendas de vestir. Soroush Zargar/Unsplash.</em></p>

<h4><strong>La COVID-19 y el cumplimiento social</strong></h4>
La COVID-19 está acelerando dos tendencias existentes. Primero, <a href="https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_norm/—ipec/documents/publication/wcms_745287.pdf" target="_blank" rel="noopener">las vulnerabilidades al trabajo forzoso y al trabajo infantil</a> están aumentando en un momento en el que muchas marcas y minoristas no pueden realizar un monitoreo de cumplimiento social en persona. En segundo lugar, la tecnología se está volviendo cada vez más integral para las auditorías de cumplimiento social, ya que proporciona soluciones para combatir al menos algunos de los desafíos que enfrentan las visitas en persona a las fábricas y otros sitios de manufactura. Por tanto, surge la pregunta de qué significan los impactos a largo plazo de estas tendencias para la detección y remediación de formas graves de explotación laboral. En este artículo, examinamos algunas de las ventajas y los límites del monitoreo remoto en su relación con el trabajo forzoso e infantil.

Primero, examinaremos cómo el uso de tecnología de impacto social en lugar de auditorías en persona podría afectar la protección oportuna de las víctimas. Las estimaciones actuales predicen que las <a href="https://www.ccrcsr.com/sites/default/files/Auditors%20Insights%20on%20Child%20Labor%20in%20Asia_Full%20Report%202016_0.pdf" target="_blank" rel="noopener">primeras cuatro horas</a> después de una auditoría de cumplimiento social son la ventana más crítica para las intervenciones que garantizan que las víctimas de trabajo infantil accedan a la asistencia necesaria. Incluso para las auditorías en persona, a menudo hay una demora sustancial entre un auditor que inspecciona una fábrica, procesa los resultados de la auditoría y lleva a cabo las medidas correctivas de emergencia. Como resultado, es posible que las víctimas no reciban apoyo o asistencia durante días o incluso meses después de haber entrado en contacto por primera vez con un auditor. Los criminales pueden usar estas demoras para presionar a las víctimas de modo que no cooperen con la aplicación de la ley o los expertos en solucionar estos incumplimientos y también pueden eliminar pruebas o presionar a los testigos. Las restricciones de viaje relacionadas con la COVID-19 dificultan aún más la capacidad de los socorristas para llegar físicamente a las víctimas y llevar a cabo este trabajo que ya es desafiante.

Ayudar a las víctimas a través de auditorías remotas o el uso de tecnología de impacto social también tiene sus desafíos, particularmente porque muchas herramientas permiten a los trabajadores reportar problemas de forma anónima, y es posible que no sea evidente cómo identificar a la víctima.  Sin embargo, la tecnología de impacto social tiene el potencial de conectarse directamente con los trabajadores y detectar casos sin el conocimiento de los proveedores, lo que puede disminuir el riesgo de represalias contra las víctimas. Como la detección se realiza “fuera del sitio”, también puede reducir el riesgo de destrucción de la evidencia durante el lapso de tiempo entre la detección y la asistencia.

Además, existen fuertes contrastes con los enfoques de las empresas para monitorear las condiciones laborales en su cadena de suministro durante la crisis. Algunas organizaciones, en especial aquellas que se basan únicamente en las auditorías como medio para recopilar información sobre las condiciones de trabajo, optaron por reducir o suspender de manera drástica el monitoreo, alegando preocupaciones sobre la validez y confiabilidad de la auditoría remota. Esto se agravó por el hecho de que se redujeron muchos departamentos de cumplimiento social como parte de las medidas generalizadas de reducción de costos dentro del sector privado, lo que afecta la capacidad de las empresas para llevar a cabo el monitoreo y la debida diligencia de manera efectiva.

Por el contrario, otras organizaciones se vuelcan hacia un enfoque más centrado en el ser humano para responder a un creciente enfoque impulsado por los medios y el consumidor en las personas que trabajan en las cadenas de suministro globales. Las empresas que se caracterizan por este enfoque están respondiendo al aumento del riesgo manteniendo o invirtiendo en sus equipos de cumplimiento y sostenibilidad, y explorando nuevas formas en que se puede utilizar la tecnología de impacto social para superar las barreras que generó la COVID-19. De hecho, muchas <a href="https://juststyle.nridigital.com/just-style_magazine_jun20/coronavirus_apparel_factory_audits" target="_blank" rel="noopener">realizan controles más regulares y multifacéticos</a> sobre sus proveedores y trabajadores en toda su cadena de suministro para tener en cuenta los problemas adicionales de salud y seguridad que plantea la pandemia.
<h4><strong>El rol de la tecnología</strong></h4>
Por lo tanto, la COVID-19 presenta una oportunidad para que la tecnología impulse el monitoreo corporativo de modo que sea más proactivo y consistente, y esté <a href="https://delta87.org/2020/10/why-data-importance-systematizing-data-capture/" target="_blank" rel="noopener">basado en datos</a>, que con el tiempo puede ayudar a las organizaciones a ser más eficaces en la identificación de riesgos como el trabajo forzoso e infantil. El uso de tecnología de impacto social también puede aumentar la coherencia y la comparabilidad de los datos, lo que a su vez puede proporcionar mejor información y más precisa sobre cómo las condiciones laborales cambian con el tiempo. Sin embargo, es importante señalar que no todas las soluciones de auditoría remota son iguales. Aunque las aportaciones al proceso de auditoría remota, como ciertas <a href="https://www.thebritishacademy.ac.uk/publishing/journal-british-academy/7s1/worker-feedback-technologies-and-combatting-modern-slavery-in-global-supply-chains/" target="_blank" rel="noopener">tecnologías de voz del trabajador</a>, se encuentran en etapas avanzadas de desarrollo, todavía existe una necesidad urgente de una base de evidencia más sólida sobre qué combinación de herramientas de auditoría remota son las más efectivas y en qué contextos.

Las tecnologías que identifican el trabajo forzoso con una repetibilidad cada vez mayor independientemente de quién sea el auditor, como <a href="https://www.apprise.solutions/" target="_blank" rel="noopener">Apprise Audit</a>, también integran de manera crítica gradientes de gravedad en preguntas y respuestas. La identificación del trabajo forzoso puede ser aún más precisa cuando un hallazgo de abuso físico o sexual se evalúa con más gravedad que la identificación de la colocación incorrecta del equipo de seguridad. Apprise Audit se conoce como la herramienta de “voz de los trabajadores” porque garantiza que las voces de los trabajadores tradicionalmente marginados, debido al idioma o ubicación, puedan estar en primer plano de las preocupaciones de la empresa y los consumidores.

<center><iframe src="https://www.youtube.com/embed/GKsB82Li8Nw" width="560" height="315" frameborder="0" allowfullscreen="allowfullscreen"></iframe></center>

Dos problemas críticos con las herramientas de voz de los trabajadores remotos son su incapacidad para verificar que un encuestado es de hecho un trabajador y para asegurarse de que los trabajadores tengan la libertad de responder a las preguntas, sin la coerción de otras partes. Para abordar esto, las marcas que integran soluciones tecnológicas en los procesos de auditoría de cumplimiento social deben considerar modelos híbridos de auditorías remotas en persona y a través de la tecnología. Por ejemplo, un sistema por niveles podría implicar el uso de auditorías remotas con tecnología para trabajadores de primer nivel con acceso a teléfonos móviles, y auditorías híbridas en persona y continuadas con tecnología para situaciones en las que el acceso a la tecnología es limitado. Estas soluciones híbridas podrían integrar un recorrido de fábrica virtual mediante videoconferencia a través del teléfono del propietario de la fábrica, así como entrevistas remotas con los trabajadores para verificar sus condiciones de trabajo.

Diginex Solutions también se asoció con Mekong Club para averiguar cómo se puede utilizar la tecnología de contabilidad distribuida para monitorear de forma remota las condiciones de trabajo en las cadenas de suministro globales. <a href="https://www.diginex-solutions.com/emin" target="_blank" rel="noopener">eMin</a> permite el intercambio seguro entre múltiples partes y la verificación de documentación digital, como contratos de trabajo, políticas y pagos de salarios y registros de horas de trabajo. Una vez que se cargan los documentos, no se pueden modificar sin que exista un registro permanente del cambio. Esto permite la referencia cruzada de los contratos de trabajo mantenidos por la empresa con el original firmado por los trabajadores para verificar que los términos de empleo sean consistentes. También ayuda a las empresas a superar la etapa de “mapeo de riesgos” para mostrar acciones concretas y garantizar prácticas éticas de contratación y empleo en sus operaciones o cadena de suministro. Esto incluye ofrecer auditorías en tiempo real de la documentación de los trabajadores, encuestas con los trabajadores e investigación y medidas correctivas para las violaciones de derechos.
<h4><strong>El futuro de las herramientas tecnológicas en el cumplimiento social</strong></h4>
De cara al futuro, preservar la credibilidad de la auditoría de cumplimiento social implicará una mayor aceptación de las herramientas tecnológicas de vanguardia (como Apprise Audit y eMin) como la norma en todos los sectores. Estas y otras herramientas deben interoperar entre sí, porque los productos independientes perpetúan las soluciones políticas ineficaces y no alcanzan la escala. Apoyar el intercambio de datos anonimizados también proporcionaría a las marcas, investigadores y legisladores una comprensión más holística de las condiciones laborales en las cadenas de suministro globales. Específicamente, pueden obtener una comprensión más holística de cuántos casos reales de trabajo forzoso ocurren, la gravedad de esos casos y si los casos se remedian o cómo se solucionan.

Las empresas reconocen cada vez más el valor de la estandarización de las normas de cumplimiento, el intercambio de datos y el uso de su influencia conjunta para promulgar cambios a nivel de fábrica. Las organizaciones sin fines de lucro ágiles que comparten información y que trabajan con marcas, fábricas, organizaciones tecnológicas y en colaboración con otras ONG, como <a href="https://themekongclub.org/" target="_blank" rel="noopener">Mekong Club </a>en Hong Kong, serán esenciales para agilizar la adopción de tecnología creíble que tenga como objetivo monitorear las condiciones de trabajo. El apalancamiento corporativo también surgirá como la vía más sólida para garantizar la validez de cualquier forma de monitoreo remoto y, en última instancia, será un punto de inflexión para mejorar las condiciones de los trabajadores a nivel mundial.

Así como el crecimiento del comercio electrónico no detuvo las compras en persona, predecimos que el monitoreo remoto no conducirá a la eliminación de las prácticas de auditoría en persona anteriores a la COVID-19. Los enfoques tecnológicos nunca son soluciones milagrosas para los problemas sociales. De hecho, amplifican las motivaciones positivas o negativas de quienes los utilizan. Como se mencionó en el reciente informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre <a href="https://www.ilo.org/global/topics/coronavirus/lang–en/index.htm" target="_blank" rel="noopener">la COVID-19 y el mundo del trabajo</a>, es probable que surja un nuevo estilo de auditorías de cumplimiento social como resultado de esta pandemia. Las aplicaciones como Apprise Audit tienen la oportunidad de liderar el camino en la identificación del trabajo forzoso porque están diseñadas teniendo en cuenta los 11 indicadores de trabajo forzoso de la OIT. Además, las soluciones como eMin garantizarán cada vez más que un sistema de contabilidad verificado rastree los documentos vitales de los empleados, lo que elimina los posibles riesgos del error humano.

<em>Este artículo fue preparado por Sophie Zinser, Hannah Thinyane, Phoebe Ewen y Leanne Melnyk como colaboradores de Delta 8.7. Según lo establecido en los Términos y condiciones de uso de Delta 8.7, las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a los autores y no reflejan necesariamente las de la UNU o sus socios.</em>

El foro Delta 8.7
Justicia internacional

Creación del Proyecto de ley sobre la esclavitud moderna de Canadá

John McKay
Continuar leyendo
Migración y desplazamiento

El desafío de la trata de personas a lo largo de la ruta de los Balcanes

Claire Healy
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

¿Qué sabemos realmente sobre la prevalencia de la trata de personas?

Claire Healy
Continuar leyendo
Métodos estadísticos y de medición

El modelo de identificación del riesgo de trabajo infantil: una contribución regional para el logro de la Meta 8.7

Technical Secretariat
Continuar leyendo
Justicia internacional

Creación del Proyecto de ley sobre la esclavitud moderna de Canadá

John McKay
Continuar leyendo

SmartLab de Trabajo Decente: una iniciativa de gestión del conocimiento en Brasil

Luis Fabiano de Assis
Continuar leyendo
Etiquetas